Edificios Sustentables

Fuente Wikipedia

“Una edificación sustentable reduce 30 por ciento el uso de energía; 35 por ciento las emisiones de carbono y de 30 a 50 por ciento el consumo de agua; además de que genera ahorros de 50 a 90 por ciento en el costo del manejo de los desechos.” – Eduardo Alexander, Vicepresidente  de Buildings de Schneider Electric México

¿De qué manera impactan los edificios al medio ambiente?

Su impacto es avasallador, se estima que los edificios a nivel mundial consumen en promedio el 60% del total de la energía, 40% de la energía primaria, 25% del agua potable, 40% de los recursos naturales, 25% de la madera cosechada y son responsables del 40 % de las emisiones de CO2, 30% de los desperdicios sólidos y 20% del agua contaminada.

¿En México se tiene conciencia sobre este tema?

En el país, la conciencia de lograr edificaciones sustentables se ha convertido en una premisa importante para quienes buscan una transformación que permita esquemas para atender el cambio climático y el manejo adecuado de los recursos naturales, principalmente el gobierno, ONGs, y algunas corporaciones con latos estándares de compromiso social. Sin embargo, para aquellos más involucrados en el mundo de los negocios, a pesar de existir un gran ímpetu en el desarrollo de edificaciones sustentables, las acciones son pocas, principalmente por la carencia de incentivos gubernamentales y el desconocimiento en la materia pues a pesar de que el construir un edificio sustentable implique una inversión entre 5 y 50% mayor, las cifras en cuanto al ahorro, ventajas económicas, sociales y medioambientales de este tipo de inmuebles son contundentes.

¿Cuál es el potencial de ahorro de un edificio sustentable?

En promedio, lo que hemos visto en Schneider Electric, es que una edificación sustentable reduce 30 por ciento el uso de energía; 35 por ciento las emisiones de carbono y de 30 a 50 por ciento el consumo de agua; además de que genera ahorros de 50 a 90 por ciento en el costo del manejo de los desechos. Un ejemplo del desarrollo de este tipo de edificaciones es nuestro vecino del norte, en Estados Unidos se han logrado ahorros del 30 por ciento en energía, 35 por ciento menos emisión de carbono y ahorros entre el 30 y 50 por ciento en agua.

¿Cómo se entiende el concepto de edificación sustentable?

Un edificio sustentable es aquel que ha sido diseñado de manera que su ciclo de vida –construcción, uso, mantención, y eventual demolición– resulte amigable con el medio ambiente gracias. Desde una perspectiva de construcción, hacen uso de mejores materiales aislantes y aprovechan la radiación solar (tragaluces, quebravistas, persianas exteriores, etcétera) así como las corrientes de aire además de utilizar un alto porcentaje de materiales reciclados y privilegian lo natural por sobre lo químico. Podemos resumir que desde el punto de vista constructivo, las características principales son: la planeación sustentable del sitio, eficiencia en el uso y reutilización del agua, energía y aprovechamiento de renovables, conservación de materiales y recursos, además de la calidad ambiental en interiores.

Por el otro lado, existe el aspecto tecnológico, el cual a veces no se toca al hablar de edificios sustentables si no más bien al hablar de edificios inteligentes, sin embargo este un aspecto sumamente importante al momento de lograr ahorros energéticos significativos, elemento primordial en un edificio sustentable. Las características tecnológicas tradicionalmente se enfocan en tener muy buenos sistemas de ahorro de energía, en especial de los sistemas de iluminación, calefacción y refrigeración, pero esta tendencia a cambiado, ahora, un edificio sustentable puede lograr una reducida demanda energética aún mayor a través de la integración de los diferentes sistemas del edificio –iluminación, HVAC, seguridad, administración de la energía, centros de datos, energías renovables, vehículos eléctricos, monitoreo de energía, control de motores–  dentro de una misma plataforma de administración de edificios (BMS por sus siglas en inglés Building Management System).

¿Cuáles son los beneficios que se obtienen resultado del desarrollo de este tipo de inmuebles?

Los beneficios se perciben en 4 principales aspectos:

  1. Beneficios Económicos – mayor potencial de comercialización
  2. Beneficios Ambientales – reducen el impacto causado por el consumo de recursos naturales
  3. Beneficios en Salud y Seguridad – favorece el bienestar y la comodidad de los ocupantes
  4. Beneficios a la Comunidad – crea un nuevo espacio para el desarrollo de infraestructuras locales y mejora la calidad de vida

¿Cuál es la clave de éxito de este tipo de edificaciones?

Sin duda el diseño. Entre los arquitectos con los que hemos tenido oportunidad de trabajar, hay consenso de que la sustentabilidad de un edificio parte en el anteproyecto. Nada más que por diseño de arquitectura, se puede ahorrar hasta un 50% en el consumo energético, y hasta un 30% implementando soluciones de eficiencia energética activa.

¿Cómo, la legislación mexicana, fomenta el desarrollo de edificios sustentables?

En lo que a subsidios se refiere, los incentivos federales (de carácter fiscal mayoritariamente) para el desarrollo de proyectos inmobiliarios sustentables son prácticamente nulos. Localmente, hay algunos programas de edificación sustentable y se han atacado ciertas áreas de impacto local e inmediato como el uso del agua en la Ciudad de México pero sus incentivos son poco significativos, válidos durante períodos muy cortos que no necesariamente motivan a los desarrolladores inmobiliarios a buscar opciones para ejecutar edificación sustentable.

En realidad, el único mecanismos que tiene la Secretaría del Medioambiente del  D.F. en materia de sustentabilidad, son los incentivos que se marcan en el Código Fiscal del D.F. en su art. 294,  “Edificios Sustentables mediante programas de ahorro de energía y agua”, en dónde se puede obtener hasta un 25% de descuento en el impuesto predial. Sin embargo, al ser un mecanismo de autorregulación su aplicación es voluntaria. Cuando surgió, se pretendía fuera obligatoria a partir del 2010, pero esta fecha se ha postergado indefinidamente.

¿Cómo se podría  fomentar el desarrollo de edificios sustentables?

En este caso, me parece que nuestro vecino del norte es un buen punto de referencia. En Estados Unidos existe un organismo, el United States Green Building Council (USGBC), el cual desarrolló un sistema de medición y evaluación del impacto ambiental de la industria de la construcción conocido como Leadership in Energy and Environmental Design (LEED). Este constituye una buena referencia, aunque lo recomendable es no imitar el modelo al 100%, si no crear uno adaptado a las necesidades de México a largo plazo, tal como lo hizo recientemente el gobierno canadiense.

En México, ya se cuenta con una norma de eficiencia energética, pero debería fomentar más el desarrollo de inmuebles eficientes y amigables con el medio ambiente. A pesar de esta carencia, en México, por iniciativa propia hay empresas que persiguen la certificación LEED, pues el sello de certificación que otorga el organismo para edificaciones es símbolo de orgullo para las compañías que las merecen y una oportunidad de mercadotecnia a nivel mundial pues genera una mejor percepción ante sus clientes.

Cabe señalar que en México existen asociaciones que buscan dar auge a la proliferación de edificios sustentables como son el Consejo Mexicano de Edificación Sustentable y el Instituto Mexicano del Edificio Inteligente, sin embargo, al no ser organismos de gobierno, no tienen el impacto suficiente en las políticas públicas, si no más bien fungen como asesores de. 

¿Desde la perspectiva de Schneider Electric, cómo deben cumplirse los objetivos de eficiencia energética en una edificación?

Primero es importante entender como se distribuyen los costos de un edificio a lo largo de toda su vida útil, es decir desde que se planea hasta que se concibe y se desaloja. De los costos totales de un edificio, solo el 25% corresponde a la construcción del mismo, mientras que el resto de los costos, 75%, responde a las operaciones. A partir de aquí, cuando se plantea un nuevo edificio deben integrarse los criterios de eficiencia energética en el diseño y no solo en eficiencia pasiva, sino sobre todo en la activa, con sistemas de automatización, medición, control y monitorización. En nuestro caso, contamos con una solución de eficiencia energética denominada EcoStruxure (eco-estructura). La cual es el paraguas de soluciones en el que se pueden integrar los distintos sistemas de gestión de un edificio: automatización, seguridad, monitorización, centros de datos, clima, iluminación, etc. Pero más allá de obra nueva, que son las menos, apostamos por trabajar en el campo de la rehabilitación de edificios orientada hacia la eficiencia energética a través de auditar para proponer acciones de mejora y a través de la monitorización.

¿Cómo se financian éstos proyectos?

Existen tres vías: cuando la empresa se financia con medios propios, cuando lo hace un tercero normalmente una entidad financiera y también existe el modelo en que la propia empresa de servicios energéticos lleva a cabo la financiación. Lo que hemos visto, a través de nuestras soluciones, es que en algunos casos el retorno de la inversión de estos proyectos ya está por debajo de los dos años, dependiendo del alcance y el nivel de integración tecnológica.

Desde una perspectiva de negocio, ¿cuáles son los beneficios que los inversionistas pueden ver en un edificio sustentable?

Adicional a los potenciales ahorros antes señalados, un edificio sustentable puede reducir los costos de operación entre 8 y 9%, incrementar el valor del edificio en aproximadamente un 7.5%, mejorar el retorno de inversión en 7%, incrementar su ocupación en 3.5% e incrementar el valor de renta en un 3%. Si lo vemos desde la perspectiva que estos ahorros no se tendrán en el Capex (gastos de capital) que constituye el 25% de los costos a lo largo de la vida útil del edificio, si no en el Opex (gastos de operación), que representa el 75%, los beneficios son significativos. A grandes rasgos, lo que los inversionistas deben saber, sin  importar si son desarrolladores u operadores, es que la alta eficiencia y desempeño de los edificios sustentables puede otorgar mayor valor a la propiedad, que los riesgos de las aseguradoras disminuyen potencialmente y que los bajos gastos de operación asociados al uso de sistemas más eficientes pueden conducir a una mayor rentabilidad del edificio.

Para el desarrollo de tecnologías y soluciones de alta eficiencia energética, ¿cuál es su posición y aportación en cuanto a innovación y sostenibilidad?

A nivel mundial, nuestra compañía dedica de forma sostenida el 5% de sus ventas a I+D+i (Investigación, Desarrollo e Innovación), este año 19.580 millones de euros para sumar una inversión de 818 millones de euros a lo largo de los años de la empresa. Tan solo en el 2009, registramos 386 nuevas patentes. En el caso de México, contamos con uno de 5 Centros Globales de Diseño Tecnológico en Monterrey donde más de 100 ingenieros mexicanos trabajan en la actualización y diseño de nuevos productos de alta eficiencia energética comercializados alrededor del mundo.

Desde el punto de la sostenibilidad, tenemos nuestro propio plan de mejora de eficiencia energética para reducir el consumo en nuestras instalaciones, por mencionar una iniciativa, recientemente inauguramos el primer estacionamiento fotovoltaico en nuestras oficinas corporativas ubicadas en la ciudad de México con una capacidad de 56 kW, lo que producirá alrededor de 89.987 kWh, y esto ayudaría a la mitigación de 44 toneladas de CO2 al año.

Otro ejemplo destacado es nuestra sede corporativa en París, es el primer edificio del mundo en obtener la ISO 50001 y que tiene un consumo energético medio de 70kwh/m2, mientras que la media en Europa es de 350-400 kwh/m2.

Deja una respuesta