Literalmente dejar de imprimir en papel (print) representa reducir la huella (footprint) en el mundo, tal como la mide la wwf (world wildlife fund), organismo que en su página web tiene un cuestionario didáctico para enseñar a reducir la huella de cada uno la cual es medida en número de mundos necesarios para cubrir los recursos necesarios para la humanidad si esta tuviera el estilo de vida que yo tengo en este momento.
El dejar de imprimir papeles en la oficina requiere de un proceso de acoplamiento, una capacitación y sobre todo muy buena disposición para lograrlo, requiere involucrar a directivos, empleados, clientes, proveedores y allegados. Sí es posible y me consta.
Las compañías dedicadas a la gestión o a la consultaría (con una cierta excepción en asuntos legales) ya están a la altura de este requerimiento global haciendo registros electrónicos desde las mismas normas de cumplimiento que abren las posibilidades de hacer manejo electrónico de la información y mantener registros vía mail o web certificados.
Incluso hay procesos de diseño profesional que involucran el uso de las pantallas para el dibujo, para lo cual es importante la gestión tecnológica, involucrando tecnologías de bajo costo en un principio e invirtiendo posteriormente en dispositivos especiales como pizarrones digitales.
En cualquiera de los casos no solo se lleva a cabo un proceso de mejora ambiental global sino de ahorro a nivel local y de hábitos de productividad en lo personal. Yo ya no imprimó ¿y tu?
http://www.wwf.org.mx/wwfmex/he_cuestionario.php


Leave a Reply

Your email address will not be published.