Científicos británicos, brasileños y españoles quieren probar una nueva tecnología para convertir los residuos de alimentos como la cascara de naranja en productos químicos y biocombustibles.
Este método podría permitir que los restos de comida se procesaran tanto a nivel doméstico como a escala industrial.
Los investigadores consideran la posibilidad de que la tecnología proporcione una fuente renovable de carbono y poder colaborar con algo en el problema mundial de la eliminación de la basura.
Ellos creen que el método, que trata los restos de alimentos con microondas concentradas puede extraer los compuestos químicos útiles que pueden ser aprovechados para producir materiales y biocombustibles.
Este método fue presentado por el profesor James Clark, de la universidad de York de Gran Bretaña, durante el festival Británico de Bradford. 
Coordino la investigación junto a investigadores de la universidad de Sao Paulo y la universidad de Córdoba en España con el nombre de “Orange Peel Explotation Company “(compañía para la explotación de cascara de naranja).
Residuos en cantidad.
Los restos son un producto inevitable de los procesos cada vez más complejos del suministro mundial de alimentos, en el que los residuos orgánicos no utilizados se producen en grandes cantidades en las distintas etapas:

  • Áreas de cultivo.
  • Fabricas que procesan alimentos.
  • Propios consumidores.

La producción de yuca en África por ejemplo  cada año  queda 228 millones de toneladas de almidón no utilizadas.
En Europa las plantaciones de café producen cada año 3 millones de toneladas de residuos.
En Brasil la producción comercial de jugo de naranja se usa solo la mitad de la fruta, el resto se transforma en residuo. La cascara de naranja genera alrededor de 8 millones de toneladas de residuos al año. 
Potencial.
Se tritura la cascara y se pone todo en un campo de microondas, como se haría en un horno doméstico, pero con una potencia mucho mayor.
El microondas activa la celulosa y provoca la liberación de varios elementos químicos, explica Clark.
Los productos químicos derivados de la cascara de naranja podrían ser utilizados, para fabricación de muchos materiales que actualmente dependen del petróleo.
Aunque la tecnología aún está en periodo de prueba Clark se mostró optimista sobre el potencial de su uso con todo tipo de residuos y en diferentes escalas.
La tecnología de microondas podría procesar cualquier cosa que contenga celulosa y funcionaria especialmente bien con papel y cartón.
Los investigadores estiman que si la nueva tecnología llegara a estar disponible comercialmente, sería posible procesar alrededor de 6 toneladas de desperdicios de comida por hora con una sola maquina.


Gabriel Neuman
Gabriel Neuman

Mi especialidad es el control y automatización. Utilizo estos elementos para diseñar edificios con la mayor eficiencia energética posible. Aprovechando al máximo la energía y buscando crear edificios Autosuficientes.

Leave a Reply

Your email address will not be published.