Un día, las baterías de coches eléctricos serán utilizadas como almacenamiento de energía para la red de luz, proporcionando medios para los servicios públicos para estabilizar la red y otros servicios.
Sin embargo, ese día será bastante lejos en el futuro. De acuerdo con un informe de Pike Research, sólo alrededor de 100.000 coches eléctricos tendrán esta capacidad  de conectarse a la red, o V2G, para el año 2017.
La  tecnología de un vehículo con estas características, implica el uso de una red y software de gestión de la tasa de la carga de la batería del coche eléctrico.
La idea es que las empresas pueden utilizar baterías de coche individuales como respuesta a la demanda y la regulación de frecuencia de la red.
Si las baterías están suficientemente conectadas a la red, los servicios públicos podrían utilizarlo como una alternativa a la inversión en nuevos activos de generación de energía, explica Pike Research.
Pero falta mucho camino por recorrer antes de que surja el mercado para esta tecnología.
John Gartner, analista de investigación de Pike Research, dice que la tecnologías V2G se encuentra en una fase experimental temprana “, con mucho trabajo por hacer antes de que esté lista para su comercialización total.
” Uno de los mayores obstáculos para el despliegue de V2G es que la adopción de los coches eléctricos podría darse muy despacio”.
El objetivo del presidente Obama de poner 1 millón de coches eléctricos en las carreteras para el año 2015 podría ser difícil de alcanzar.


Gabriel Neuman
Gabriel Neuman

Mi especialidad es el control y automatización. Utilizo estos elementos para diseñar edificios con la mayor eficiencia energética posible. Aprovechando al máximo la energía y buscando crear edificios Autosuficientes.

Leave a Reply

Your email address will not be published.